Translate

Translate

lunes, 26 de octubre de 2015

Rachat's Angel.

Capitulo 1. Overture

Complicado y aturdido
así me levante
no era con lo que contaba
un día de suerte.
Cuando anoche me decías
que todo siga en pie...
solo fueron mas mentiras…


La canción continuaba sonando en aquel bar latino que habían abierto cerca de mi oficina en Tokio, era raro y extraño para mi estar ahí sentando junto a Elina, sin embargo mis pensamientos estaban puestos en otro punto y en otra persona, cosa que ella podía averiguar con tan solo ver mi semblante lleno de nostalgia.

- Lo que no entiendo es ¿por que eres tan orgulloso? ¿Realmente no vas a detenerlo?- la chica de largas y torneadas piernas, un cuerpo escultural digno de una modelo de su categoría y un rostro hermoso y angelical, me miraba con sus ojos color ámbar, mientras tomaba mi mano.

- Sabes muy bien que tu y yo hemos sido amigos desde siempre y a mi no me puedes engañar… ¿lo amas verdad?-

Sus palabras eran como un golpe en mi pecho, a ella no podía ocultarle nada y tampoco negarle algo así, ella podía ver en mi interior como yo en el de ella. Era realmente patético estar en esa situación.

- Es mejor que no sigas hablando querida…o si no…- replicaba con toda la soberbia que podía acumular en ese momento, era mi mejor defensa pero también mi peor característica.

- Ya se…me correrás de tu importante empresa de modas, pero se sincero, ¿alguna vez me ha importado?...Sabes que tengo toda la razón y que estas perdiendo valioso tiempo…manda al diablo a todos, que los reporteros sigan vomitando falsedades, lo importante es tu felicidad – la chica de cabellera pelirroja tomaba mi mano en señal de comprensión.
<¿Debía…alcanzarlo?>

Ese pensamiento pasaba por mi cabeza mientras mi amiga besaba mi frente y solo decía:

- Mikel...corre, ve por el, tigre-

Sonriéndole y correspondiendo aquel gesto de ternura hacia mi, asentía y me levantaba a toda prisa, corriendo salía del lugar y sin detenerme seguía mi trayecto 4 cuadras mas hasta llegar a mi automóvil, un Mercedes SLR.

Abordándolo podía escuchar mi respiración agitada, exhalando profundamente, encendía el poderoso motor de mí vehiculo y a la par iniciaba mi camino hacia el aeropuerto, no podía fracasar y no podía permitirme perderlo.

- Yo, Mikel Nagamasa…yendo por un hombre ordinario…que tontería….- exclamaba con diversión a la par que mi reflejo parecía sonreír dejando ver una perfecta dentadura blanca.

Y era verdad, me parecía risible que alguien conocido como el diseñador de ropa mas importante de Japón, estuviese abandonándolo todo por un hombre al que apenas si había conocido un mes atrás.

Un hombre…que me había cambiado la vida…..

Un mes atrás.

- Y este es el ultimo traje de la Fashion Week de NY, de la colección 2015 de Mikel Nagamasa, quien como es costumbre nos impresiona con su magnifico toque y sofisticación..-
Los aplausos no tardaban en sonar mientras la modelo caminaba por la pasarela cual ángel vestido de azul.

El televisor se apagaba mientras en una pequeña mesa de centro, varias revistas del mundo hablaban de la nueva colección del diseñador fenómeno de Japón.

- ¿No hubieses preferido estar ahí? – me cuestionaba un hombre de cuerpo marcado y atlético, cabello negro, varonil, mientras me acariciaba el cabello.

- Mmm...no, la verdad esos eventos me aburren, además me divertí mucho mas contigo…no creí que fueses tan pasional, en las sesiones de fotos te ves tan serio– una sonrisa picara se dibujaba en mis labios mientras besaba los labios carnosos de mi amante en turno, para después levantarme y comenzar a vestirme.

- Y tu reafirmaste todo lo que se dice de ti…”El Insaciable y angelical Mikel”- exclamaba el chico mientras comenzaba también a vestirse.

No le conteste, ya me había acostumbrado un poco a dicho apelativo, al cual no le tomaba mucha atención. Mirándome al espejo solo sonreía, mi cuerpo delgado, no muy marcado, mi piel blanca y suave, mi rostro que era una mezcla entre la ingenuidad de un niño y lo malicioso de un hombre, mi cabellera un poco rizada y rubia y mis ojos verdes, me daban esa apariencia que atraía tanto a hombres como a mujeres. Y solo podía sonreír.

- ¿Y entonces….supongo que con esto seré el modelo principal de tu próxima línea para caballeros verdad?- el chico parecía entusiasmado y muy seguro de que mi respuesta seria afirmativa.

- Cuando salgas cierra bien la puerta por favor, Kojiro-san- era lo único que le respondía al mismo tiempo que vestido de manera informal con unos jeans azules, playera blanca, tenis y una bufanda, salía de mi penthouse ubicado en la mejor zona de Tokio.

Al salir de aquel lugar respiraba, estaba lleno de asco y no podía soportar un minuto más la fragancia de ese modelo. Era repugnante saber que el sexo que podía conseguir, era por interés.

Mi camino me llevaba hasta una cafetería que se encontraba cerca de mi hogar. Entrando al establecimiento que lucia algo solitario, pedía un capuchino para llevar. El chico que atendía me sonreía abiertamente mientras me cobraba y entregaba mi pedido con suma amabilidad.

- Tsk..otro que cree que por ser lindo, sera mi modelo- eso iba pensando mientras bebía un poco de mi café, el cual no duraría mucho en su envase ya que, un sujeto que corría a toda prisa chocaba conmigo, derramando el café en mi playera primeramente, después como si eso no bastara me hacia caer de espaldas al suelo y después para el colmo de su torpeza, caía encima de mi, quedando su rostro muy cerca del mío.

En ese instante no pensé que ese encuentro fuese a ser tan especial, sin embargo lo único que pensaba era en lo guapo que me parecía…

No hay comentarios: